Guitarra eléctrica

La guitarra eléctrica es un instrumento de la familia de cuerda pulsada. Como particularidad en este instrumento observamos que necesita un sistema de amplificación para ser tocado. Al contrario que sus compañeras de familia (la guitarra española, la guitarra acústica), la guitarra eléctrica necesita un sistema que actúe como “caja de resonancia del instrumento” ya que la mayoría de guitarras eléctricas se construyen sin ésta. Este sistema de amplificación es electrónico. La capacidad que tenemos de manipular el resultado sonoro de estos elementos electrónicos nos ofrece un instrumento versátil, capaz de adaptarse a muchos estilos de música: del blues al tango, del rock al jazz, de la música clásica al pop…

La guitarra eléctrica se construye partiendo del diseño de la guitarra clásica. Tiene un mástil, generalmente con 22, 23 o 24 trastes, donde se distribuyen las diferentes notas que, el intérprete, toca. Tiene un cuerpo donde, en la guitarra española, encontramos el agujero que deja pasar el sonido a la caja de resonancia. En la guitarra eléctrica, en su lugar, encontramos lo que los guitarristas llaman “pastillas”. Se trata de unos electroimanes que funcionan como una especie de micrófonos i que son los encargados de enviar el sonido des del instrumento al sistema de amplificación. La guitarra eléctrica se suele tocar utilizando una púa, un pequeño trozo, generalmente de plástico, diseñado para tocar las cuerdas.

Encontramos muchos diseños diferentes de guitarra eléctrica, muchos de ellos pensados para ser usados en determinados estilos de música… Como hemos dicho, la capacidad de manipular las características sonoras del sistema de amplificación nos ofrece un instrumento muy versátil y es por esto que podemos encontrarlo en contextos muy diversos:

Rock: Van Halen, Jeff Beck, David Gilmour, Steve Vai, Joe Satriani…

Jazz: Pat Metheny, Johm McLaughlin, Oliver Gannon…

Videos de interés: