Tuba

La tuba es un instrumento perteneciente a la familia de viento metal. Es el autentico bajo de esta sección y puede tener la misma categoría y consideración que el contrabajo y el contrafagot. Al contrario de lo que se cree, la tuba puede llegar a ser un instrumento de gran lirismo y belleza. Se ha usado satisfactoriamente como instrumento solista.

La familia de las tubas incluye cinco o seis instrumentos distintos, que van des de la tuba tenor en Sib, bombardinos, hasta las tubas contrabajo en doble Do. Estos instrumentos, sirven para ampliar su registro y ofrecer la oportunidad de tener mayor agilidad en tesituras más o menos agudas. Un tubista profesional es capaz de desenvolverse en cualquier instrumento de esta familia. Su sistema de embocadura es similar al del trombón, una boquilla que produce sonido cuando, al vibrar los labios del instrumentista, se hace vibrar la columna de aire. Es el propio instrumento el que actúa como resonador. Las diferentes notas se realizan mediante un sistema de pistones o válvulas que varían la longitud del tubo del instrumento produciendo sonidos más agudos o menos. El sonido de la tuba es profundo, potente e intenso.

La tuba, tal y como la conocemos hoy, no fue introducida en la orquesta sinfónica hasta alrededor de 1875 cuando Richard Wagner la concibió y escribió para ella. Desde entonces es una pieza clave en la orquesta, donde su papel de sustento harmónico es básico y fundamental. Al igual que los contrabajos, este instrumento actúa como bajo harmónico, como cimiento sobre el que se construye todo el entramado orquestal.

A pesar de funcionar, tradicionalmente, como parte encargada de realizar el bajo orquestal, actualmente se piensa en la tuba no solo como bajo sino también como instrumento solista, capaz de realizar solos líricos y expresivos como el que más.

Algunos tubistas de renombre son Paul Borg, David Llacer…

Videos de interés: