Violoncello

El Violoncello o Cello es un instrumento de la familia de cuerda frotada.  Mientras que el violín y la viola se apoyan en el hombro izquierdo y se sujetan con la barbilla, el violoncello, a causa de su mayor tamaño, se sostiene entre las rodillas cuando el intérprete está sentado; una clavija ajustable que va de la parte inferior del instrumento hasta el suelo proporciona apoyo adicional. El mástil del violoncello se sitúa por encima del hombro izquierdo del intérprete.

El instrumento tiene cuatro cuerdas cuya afinación, de la más grave a la más aguda, es: Do, Sol, Re, La. Toda la música para violoncello se escribe bien en las claves de Fa, Do en 4ª o de Sol.

Debido a la mayor longitud de las cuerdas del violoncello, se usa un sistema de digitación diferente del que se emplea en el violín o la viola. En esta digitación, puede intervenir el dedo pulgar de la mano izquierda.

Se trata de un instrumento con un sonido amplio y dulce, de una calidad lirica i cálida inigualable.

Debido a su papel fundamental a lo largo de la historia como bajo en la sección de cuerda, y sus posteriores avances técnicos, encontramos en el violoncello un instrumento versátil, con un repertorio extensísimo. El repertorio para violonchelo es rico en conciertos de grandes compositores, desde el periodo Barroco hasta el siglo XX. Algunos ejemplos excelentes de encuentran en obras de Boccherini, Haydn, Beethoven, Schumann, Brahms, Dvorak… Actualmente, y debido a su gran versatilidad lo encontramos incluso dentro de grupos de Heavy Metal, como el grupo Apocalyptica.

Algunos de los grandes intérpretes a lo largo de la historia de este instrumento han sido: Luigi Boccherini, Pau Casals, Jacqueline du Pré, Yo-yo Ma o Mstislav Rostropóvich.

Videos de interés: